El sueño. Ejercicio para dormir mejor.

Por Alberto Panizo el 16 abril, 2018 en Blog
0

“La duración del sueño debería ser el tiempo suficiente para sentirnos descansados al levantarnos por la mañana y durante el día estemos despiertos y podamos mantener actividades sin dificultad. Las necesidades de sueño varían entre personas debido a varios factores. Por una parte, existe una influencia genética manifestada a través del ritmo circadiano (alrededor de un día) a modo de reloj interno y que en un momento dado nos induce a dormir. Por otra, las horas que llevamos despiertos durante el día determinan la necesidad de horas de sueño posterior (presión de sueño), para mantener un equilibrio entre el sueño y la vigilia.

A lo largo de la vida la necesidad de sueño cambia, siendo mayor en niños que en adultos, y se modifica en otras situaciones como el embarazo y a medida que envejecemos. Algunas personas sanas tienen suficiente con dormir seis horas o menos mientras que otras precisan más de nueve de manera habitual. Actualmente, se considera que nuestro estilo de vida es la mayor limitación sobre la duración del sueño. Se tiende a dormir menos de lo necesario debido a presiones laborales, responsabilidades familiares y necesidades sociales y de ocio. Los requerimientos de sueño pueden ser mayores si la noche anterior el sueño fue interrumpido o de mala calidad.

En el día a día, la duración del sueño es un proceso dinámico, algunas personas pueden dormir menos horas los días laborables mientras que los fines de semana incrementan las horas de descanso. Esta diferencia podría ser un marcador de que su sueño es insuficiente y a lo largo de la semana se ha acumulado una necesidad de dormir”.

MEDITACIÓN PARA UN SUEÑO MÁS PROFUNDO Y REFRESCANTE

Tal vez no puedas dormir bien por la noche y quieres dormir mejor. Muy poca gente duerme bien. Y si no has dormido bien por la noche, estarás un poco cansado durante el día. Si éste es el caso, entonces es el momento de hacer algo con el dormir. Deberá ser más profundo. La duración no tiene mucho que ver en esto; puedes dormir ocho horas, pero si no es un buen dormir, tendrás hambre de sueño. La profundidad es lo importante. Todas las noches antes de irte a dormir haz el siguiente ejercicio y te será de gran ayuda: Apaga la luz, siéntate en tu cama listo para dormir, pero quédate sentado durante quince minutos. Cierra los ojos y comienza a hacer cualquier sonido monótono sin sentido -por ejemplo: la, la, la- y luego espera a que la mente te provea de nuevos sonidos. Lo único que tienes que recordar es que esos sonidos han de ser en un lenguaje que no conozcas. Si sabes inglés, alemán o italiano, no has de emplear sonidos en inglés, alemán o italiano. Puedes emplear cualquier otro idioma que no conozcas -tibetano, chino o japonés. Pero si sabes japonés, entonces el italiano será perfecto. Utiliza cualquier lenguaje que no conozcas.

¡Es un método muy viejo! Viene del Antiguo Testamento. En aquellos tiempos se le llamaba ‘glosolalia’, e incluso hoy en día algunas iglesias en América lo utilizan. Lo llaman ‘hablar en lenguas’. Y es un maravilloso método, una de las más profundas y penetrantes técnicas para entrar en el inconsciente. Comienzas diciendo ‘la,la,la,’ y luego cualquier cosa que se te ocurra. Sólo tendrás dificultades el primer día. Una vez que empieces a ser espontáneo, conocerás su sabor. Durante quince minutos, expresa todo lo que surja en ti y utilízalo como un lenguaje; de hecho, estarás hablando en ese lenguaje. Esto relajará el consciente de manera muy profunda. Quince minutos -y luego simplemente te acuestas y te duermes. ¡Repítelo durante 21 días y vas a dormir mucho mejor!

(Fuentes:  Instituto de Medicina del Sueño ADSALUTEM, La Vanguardia y The Mystery Beyond Mind)

Facebook Twitter G+ Compartir

Sobre el autor

Alberto PanizoVer todas las entradas de Alberto Panizo

Copyright 2018 · Instituto Craneosacral Alberto Panizo