Liberación Emocional

La Liberación Somato-Emocional

es un trabajo terapéutico, dentro de la sesión de Terapia Craneosacral, para liberar el cuerpo y la mente de los efectos negativos de traumas del pasado.

Se utilizan diferentes técnicas como la liberación de los “nudos de energía”, el trabajo con la memoria tisular, la utilización de imágenes, el dialogo terapéutico (el uso de la palabra para ayudar a liberar la mente), el desenroscamiento corporal, el trabajo con el trauma y el masaje profundo Rebalancing®.

Liberación Somato-Emocional, ¡profunda curación del cuerpo, mente, espíritu!

Sesión de Liberación emocional

 

Ya es un hecho aceptado, incluso por la medicina ortodoxa, la relación entre el cuerpo y la mente. Incluso diría yo la relación íntima entre cuerpo, mente, emociones y espíritu.

En el campo de la psico-neuro-inmunología se han descubierto las conexiones entre los estados psicológicos negativos y su influencia en la respuesta inmunológica. En nuestro cuerpo se puede leer nuestro estado mental y emocional.

Nuestros estados emocionales, ya sean de estrés, excitación, represión…, se van a reflejar en patrones y posturas musculares características. Incluso los traumas físicos y emocionales del pasado están reflejados en nuestros tejidos, lo que denominamos “nudos de energía”.

Teoría de los “Nudos de energía”

Los “nudos de energía” (“energy cyst”), termino acuñado originalmente por la terapia craneosacral americana, son áreas de disfunción corporal que se manifiesta como obstrucción a la eficiente conducción de energía y electricidad a través de los tejidos del cuerpo (principalmente fascia).

La función normal del cuerpo se ha inhibido en esa área y el cuerpo se debe adaptar a esa actividad desorganizada. Puede ser resultado de: traumas físicos, invasión patógena, disfunción fisiológica, problemas mentales y emocionales. Tomando como ejemplo un trauma físico, un accidente, el cuerpo tiene dos maneras de responder a la fuerza física de la injuria: empieza inmediatamente a disipar esta fuerza y el proceso natural de curación sigue, o la fuerza física impuesta en el cuerpo se retiene en lugar de disiparse.

Si la energía no puede disiparse como calor, el cuerpo localiza y concentra la energía, encapsulándola o aislándola como un nudo de energía. El cuerpo se adapta a la presencia del nudo, comprometiendo el proceso normal de funcionamiento, se entorpece la movilidad fascial, se reduce la normal conductibilidad eléctrica de los tejidos envueltos, se reduce el flujo de energía alrededor de los meridianos de acupuntura. Todo esto debilita la energía corporal creando tensión y disfunción.

Hay tres factores importantes para determinar si el cuerpo es capaz de disipar la energía traumática:

1º – La cantidad de energía

Si el impacto es demasiado grande puede comprometer la habilidad del cuerpo para disiparla.

2º – Anteriores injurias en la misma área corporal

Se vuelve una zona más vulnerable y puede comprometer la habilidad para disipar la energía.

3º – Ciertos estados emocionales negativos

Como el enfado, o el miedo paralizan la habilidad del cuerpo para disipar la energía. Si estos estados negativos son dominantes en el momento del accidente o injuria, el cuerpo probablemente retendrá la fuerza de la injuria desarrollando un nudo energético. Una vez que las emociones negativas se han descubierto y revivido con el apoyo del terapeuta, será más fácil liberar el nudo energético.

Si los estados negativos son dominantes en el momento del accidente o injuria, el cuerpo probablemente retendrá la fuerza de la injuria desarrollando un nudo energético.

Una vez que las emociones negativas se han descubierto y revivido con el apoyo del terapeuta, será más fácil liberar el nudo energético.

Relación cuerpo, mente, emociones

Nuestras emociones reprimidas derivan en la supresión de la actividad y, en último lugar, en la contracción crónica de los músculos que se podían emplear para expresar esas emociones. Ya sea que reprimamos emociones positivas o negativas: rabia, temor, odio, alegría, frustración, pena u otras. Como zonas más vulnerables en nuestro cuerpo citaría los músculos y tejidos que rodean el cuello y la columna, la cara y especialmente la mandíbula, el estomago y los intestinos, el diafragma como principal músculo de la respiración y la zona pélvica con su influencia en las piernas.
Todas estas zonas del cuerpo que producen sensaciones que despiertan una excitación emocional pueden tener el aporte sanguíneo reducido debido a las contracciones musculares. La mente y su parte subconsciente al estar en relación con estos patrones de tensión y contracción, nos va a dar también un camino para el tratamiento terapéutico.

Como el enfado, o el miedo paralizan la habilidad del cuerpo para disipar la energía.Muchos personas que se someten a la terapia craneosacral vienen por algún dolor o trastorno concreto. Otros quieren vivir la vida más plenamente y profundizar en sus miedos y tensiones. Con la primera sesión, viendo las disfunciones en el ritmo craneosacral, podemos evaluar el sistema y saber dónde podemos empezar a trabajar en el cuerpo. A medida que vamos profundizando en las siguientes sesiones, podemos llegar al núcleo del problema. Muchos síntomas crónicos de estrés o traumas físicos y psicológicos tienen su origen en el pasado en accidentes, agresiones, traumas que hemos recibido.
Esa fuerza negativa está retenida en nuestro cuerpo (energía de injuria), y todo el cuerpo se ha adaptado a esa nueva situación anómala.

Con la ayuda del facilitador, a través de las manipulaciones, y con la colaboración del paciente se puede transformar estas áreas de bloqueo y restablecer el flujo energético normal

.

Ampliar la información

Bibliografía

  • Integración cuerpo, mente y emociones en la terapia craneo- sacral. Autor: Alberto Panizo. Edita: Escuela Universitaria Fisioterapia ONCE. Año 2007.
  • Curar el trauma. Autor: Peter Levine. Urano.
  • The Body Remembers. Autor: Babette Rothschild.
  • Focusing. Autor: Euget T. Gendlin. Mensajero.
  • SomatoEmotional Release. Autor: Upleger. North Atlantic Books.
  • La integración de las estructuras del cuerpo humano. Autor: Ida Rolf. Ediciones Urano.
  • Inducción miofascial. Autor: Andrzej Pilat. Mc Graw Hill.
  • Traumatic Incident Reduction. Autor: Gerald D. French
  • Terapia manual. Autor: L. Chaitow. Mc Graw Hill.
  • Begin with the body. A meditator´s guide to bodywork. Autor: Osho. Academy of healing arts.
  • Anatomía emocional. Stanley Keleman. Ed. Desclee.
  • La enfermedad como camino. Thorwald Dethlefsen. Edit. Plaza y Janés.
  • La enfermedad como símbolo. Thorwald Dethlefsen. Edit. Robin Book.
  • Anatomia para el movimiento I y II. Blandine Calais. Edit. Liebre de Marzo.
Facebook Twitter G+ Compartir

Copyright 2017 · Instituto Craneosacral Alberto Panizo